“The Poems of Ossian” – James MacPherson.

El siglo XVIII fue un siglo malo para ser escocés. La derrota de los seguidores de la Casa Steward en la batalla de Culloden (1746) y el posterior exilio de Carlos Eduardo Estuardo de las Islas Británicas supuso una autentica derrota de la cultura escocesa frente a la inglesa, una derrota espiritual. La administración británica acabó con el sistema de clanes de Escocia y se prohibieron los kilts e incluso las gaitas. Las escuelas comenzaron a dar clase en inglés en lugar de en gaélico y la cultura escocesa se comenzó a verse como algo bárbaro, haciendo que incluso escoceses ilustres como David Hume rechazasen sus propias raíces.

En este contexto, un buen día de 1761, un tal James MacPherson, publica un poema llamado Fingal, una traducción al inglés de un manuscrito en gaélico que había encontrado en un viaje por las Highlands. El autor, un antiguo bardo caledonio, de nombre Ossian, narraba las hazañas de su padre, Fingal, un héroe que ya aparecía en la poesía épica Irlandesa bajo el nombre de Finn.

El poema fue un auténtico éxito y las traducciones se extendieron por Europa como la pólvora. Aparecen traducciones al alemán, francés, castellano e incluso húngaro. Se sabe que los autores del “sturm und drang” eran muy aficionados al texto (Goethe incluso llegaría a decir que prefería a Ossian antes que a Homero), y que el propio Napoleón nunca salía de casa sin su libro de poemas de Ossian encima. El legendario bardo de Caledonia empezaba a ser conocido como “el Homero celta” por toda Europa y James Macpherson no deja de encontrar misteriosos manuscritos en Gaélico antiguo que formarían lo que hoy se conoce como The Complete Works of Ossian.

De repente, los escoceses, que acababan de ser política y culturalmente derrotados tenían un “Homero celta”. De repente, los escoceses podían sacar pecho frente a los ingleses, que no tenían más que su Beowulf y frente a los irlandeses, ya que los poemas de Ossian databan del siglo III, mucho antes que cualquier composición céltica de origen irlandés. De repente, los escoceses tenían un poeta épico que narraba grandes gestas y fazañas de una serie de “héroes escoces” que llegaría a plantarle cara incluso a Roma.

No obstante, no todo fue tan bonito. Inmediatamente algunos académicos británicos (entre los que se encontraba Samuel Johnson), comenzaron a desconfiar de los supuestos descubrimientos de MacPherson, quien no hacía más que encontrar misteriosos manuscritos en Gaélico, cuya transcripción revelaba un gaélico que no se corresponde con el del siglo III (MacPherson no dominaba el Gaélico antiguo). No obstante, no había manera real de probar la falsedad de los textos. No sería hasta finales del siglo XIX cuando se demostraría que estos poemas del bardo Ossian constituían el mayor fraude literario que se ha visto hasta la fecha.

Estudios posteriores concluyeron que James MacPherson había construido estos poemas mezclando baladas de la tradición oral y aportándoles un tono más apropiado para el siglo XVIII. En realidad los poemas en sí mismos no son tan interesantes como la historia. Ossian se caracteriza por la sencillez y el ritmo. Sus versos relatan de forma épica las gestas de guerreros con algún que otro poema dedicado a otros temas, como un himno al sol.

Curiosamente, en Irlanda todo este asunto se vio desde una óptica diferente. No consideraron a Ossian como una falsificación, sino como un robo. Los académicos Irlandeses del XVIII consideraban que James Macpherson intentaba atribuir para escocia un autor de la tradición celta que debería ser patrimonio de Irlanda. El ciclo Ossianico y la propia existencia de Ossian se consideraban indudables. La popularidad de estos poemas fue tan grande, que la poeta irlandesa de principios del XIX, Jane Wilde decidió llamar a su hijo con el mismo nombre que escogió el legendario bardo, Oscar. Si, su hijo fue Oscar Wilde. Supongo que al menos, más allá de la curiosa historia que rodean a estos poemas, podríamos decir que sin Ossian no hay Oscar Wilde.

P.D: Gracias a la Biblioteca de la Universidad de Oviedo por poner al alcance del publico libros tan antiguos y raros como este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s