Anáfora nº 6 – Maremágnum nº5

Las dos revistas de creación más importantes de Asturias, Anáfora y Maremágnum, acaban de sacar casi a la vez su primera publicación de este año. En sus páginas nos traen los últimos flechazos de la poesía viva y coleando. Anáfora cierra su primer ciclo con este, su sexto número. Por su parte, Maremágnum simplemente publica su quinto número, aunque presenta muchos cambios tanto en sus secciones como en su edición y formato.

Parece que Maremágnum ha traspasado las fronteras de Asturias. En sus páginas encontramos poemas de autores de lugares tan dispersos como Murcia, Sevilla o Riohacha (Colombia). La revista comienza, como nos tiene acostumbrados, con un editorial, esta vez defendiendo la necesidad de conocer la forma y la tradición poética como antesala de la innovación. Personalmente, no estoy de acuerdo con el editorial. Considero que cada cual debe formar su propia “tradición” indagando en poesía, leyendo de todo y quedándose con los autores y los poemas que más le gusten. No creo que sea necesario seguir una tradición estandarizada y obligarse a uno mismo a leer ciertos poemas de forma desganada, teniendo que luchar contra el sueño y el aburrimiento. Si acaso, eso solo sirve para desengañarse y abandonar la creación literaria. Me estoy yendo por las ramas. Ante todo, decir que el editorial de este número, aunque se puede estar a favor o en contra de él, sirve para reflexionar sobre aspectos de metaliteratura como el aprendizaje del “ars poëtica” de cada uno.

La revista contiene poemas de autores que escriben con formas y temática muy variadas. Desde temas sentimentales, como Joaquín A. Mejía o Sara Alonso Palicio, hasta poesía decadentista como Jesús García Díaz, pasando por otros poemas experimentales, casi post-estructuralistas, como el de Samuel Isaac o sonetos clásicos como el de Nekae Trigo Serena. Asimismo, aparecen dos relatos, de Aida Fernández y Dalia Alonso y dos ensayos, de Myriam García y Miguel Vega Manrique. La portada y el interior de la revista aparecen decorados por Víctor Botas (hijo).

Como indicamos en el principio del artículo, Anáfora cierra su primer ciclo con este número, que técnicamente es de diciembre del 2015, aunque si no me equivoco (es posible que lo haga), no llego a las librerías hasta enero de este año. Al final del número encontramos un índice con todos los autores que han colaborado en la revista hasta la fecha, desde Diego Álvarez Miguel hasta el poeta chino Yu Xiang. Este internacionalismo es uno de los puntos más fuertes de la revista Anáfora, que en cada número nos descubre versos de poetas exóticos ya sea en el tiempo o en el espacio. O en ambos.

Entre los quince poemas publicados en este número, hay una extraña constante del mar. Aparece en al menos cuatro de estos autores: Sara Alonso Palicio, Aitor Francos, Mario Vega y Rocío Arana. Además, destacan los poemas de Antonio Manilla, Concha García, Luis García Montero y Martín López-Vega. La sección de traducción aparece con un tono muy aristocrático en este número, en el que podemos encontramos un poema del anglo-irlandés Lord Dunsany (traducido por Victoria León), y otro del emperador Adriano (traducido por Juan Antonio González Iglesias). En la sección de prosa aparecen un texto intimista de José Luis Garci y unos fragmentos del diario de Hilario Barrero. Por último, la revista incluye una entrevista a Abelardo Linares, realizada por José Cereijo.

Ambas revistas pueden encontrarse en varios establecimientos de Oviedo y Gijón, aunque es difícil encontrar alguna página que las venda online. Algunos números de Anáfora pueden conseguirse a través de Iberlibro o desde la página de la librería Cervantes. Maremágnum no tiene tanta suerte. Supongo para quien sea imposible acercarse a alguna librería a comprarlas, su mejor opción sería mandar un email a sus editores.

 

2 thoughts on “Anáfora nº 6 – Maremágnum nº5

Deja un comentario