“Siete mundos: selección de nueva poesía” – VV.AA.

Asturias constituye un terreno húmedo y fértil para la literatura, contando a día de hoy con una de las escenas más importantes de poesía del estado. Rastrear las huellas de donde empezó todo esto resultaría difícil y largo, por lo que podemos delimitar el inicio de esta racha en los maestros como Ángel González o Víctor Botas, se perpetua en la nueva oleada de poetas asturianos como Xuan Bello o Javier Almuzara y llega a nuestros dias con la “novísima” poesía de autores jóvenes asturianos, como los de esta antología, que representan la punta de lanza del verso asturiano actual. Pablo Núñez y Carlos Diez con este trabajo afilan la punta de la lanza haciendo una selección de siete de los mejores autores asturianos de actualidad. No obstante, podría argumentarse que en realidad ya no son tan nuevos, puesto que todos los autores que aparecen en Siete mundos ya han ganado premios a nivel nacional y la mayoría de ellos ya han publicado poemarios más de una vez.

Por supuesto que faltan autores. Seguirían faltando autores aunque la obra se llamase “Diecisiete mundos”. Incluso los antólogos Carlos Iglesias y Pablo Núñez nos dejan entrever esto mencionando a los muchos poetas que quedan fuera del libro: Sara A. Palicio, Miguel Floriano, Ruth Llana, Cristian David López etc. Sobran los planetas habitables en la galaxia asturiana. De todas formas, en todas las antologías siempre falta alguien, es un poco como intentar describir un aleph borgiano.

Una característica que creo fundamental en esta antología es la falta de tendencias claras a la hora de catalogar a los poetas. Atras quedan ya los poetas que se catalogan a sí mismos como seguidores de una doctrina marcada y delimitada (al menos, los que lo hacen totalmente en serio). Esto posiblemente se deba al impacto que causo internet en la poesía contemporánea. Obviamente, internet ha cambiado mucho la vida de todo el mundo en general, y los poetas no iban a ser menos. Hoy en día, cualquier persona que quiera escribir versos puede conectarse y tener acceso a una cantidad prácticamente ilimitada de poemas de autores de todas las épocas y tendencias, así como otros autores contemporáneos. Esto genera una mayor conciencia de la tradición poética y de la individualidad de la obra propia, lo que genera un poco de vértigo ante la magnitud de la poesía a lo largo de la historia, pero también ayuda a encontrarse dentro de este “esquema universal” del verso, a delimitar la síntesis poética personal de cada uno. Quizás por esto el libro incluye un breve texto introductorio a cada poeta escritos de su propio puño y letra, donde nos explican cuál es su metodología y sus objetivos. La razón de ser de sus poemas.

No obstante, hay similitudes entre estos poetas. La primera característica que comparten es difícil de ver, aunque esta en todos. Es internet. Internet como medio, como lugar que habitan todos estos poetas de manera más o menos tímida. La obra de todos estos poetas ha sido influida por la “wide web” en mayor o menor medida. Ya sea a través del acceso a una biblioteca babilónica de poemas o de películas, libros y cultura en general. Raquel Menéndez en su poética reconoce la influencia de cineastas como Pasolini o Haneke y se puede apreciar la misma influencia del séptimo arte en prácticamente todos los autores de este libro, especialmente Rodrigo Olay, Xaime Martinez y Alba Gonzalez Sanz. Siendo sincero, no me imagino a estos poetas siendo grandes asiduos al cine que tenga más a mano. No, la manera que tenían de empaparse de cine es su ordenador. Emule, Bittorrent e incluso Ares han hecho mucho por la poesía contemporánea, aunque nadie se dé cuenta.

No es internet el único nexo de unión entre estos poetas. Podríamos establecer una relación entre Diego Álvarez Miguel y Xaime Martínez a través de la técnica patarrealista (a la que también se acerca a veces con cierta timidez Rodrigo Olay), o señalar como hay un punto de unión entre Alba González Sanz y Raquel Menéndez, quienes en su poesía construyen su identidad poética a través del entorno y la memoria familiar.

En general, Siete mundos es una obra pulida meticulosamente, donde además de los poemas se nos ofrece todo un estudio de la poesía actual junto a ella. Los versos no aparecen desnudos en este libro, sino que vienen acompañados de todo su contexto, a modo de guarnición. Una excelente lectura para cualquier apasionado de la poesía viva y palpitante.

Este libro puede adquirirse en Casadellibro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s