“Los vértices del tiempo” – Javier Temprado

Javier Temprado Blanquer comenzó su carrera poética en el 2012, apareciendo en la antología Una generación de fuego (Fractal, 2012) y colaborando en revistas poéticas como Barcarola y Piedra de molino. Se gradúa en historia y en 2014 gana el “Premio Nacional de poesía joven Ciudad de Albacete”. Además de Los vértices del tiempo, su primer poemario, ha participado en una gran cantidad de antologías de poesía digitales y recientemente en la antología que Valparaiso publica este año, Re-generación.

Los vértices del tiempo es fundamentalmente un libro de poemas basados en la experiencia, que sigue la senda de autores como Luis García Montero y que continúa hoy en día de la mano de autores como Rodrigo Olay. El propio título hace referencia a los vértices con los que chocamos en la vida, dejándonos heridas que acabaran siendo cicatrices. Temprado plantea este poemario como un mapa de las marcas que el paso del tiempo y las sucesivas experiencias vitales fueron dejando en su persona. Para dibujar este mapa, el autor no utiliza ninguna forma clásica, si no que crea las suyas propias. Quizás sea cierto que para escribir sobre la propia experiencia personal no es posible utilizar ningún tipo de recurso que no surja de uno mismo, es decir, las experiencias íntimas necesitan formas propias para expresarse. Al fin y al cabo, son únicas y no se amoldan más que a ellas mismas.

El gran recurso de Los vértices del tiempo es la metáfora, que aporta a todo el poemario una atmosfera alegórica. Esto hace que sus versos ganen una cierta cantidad de hermetismo sin tener que recurrir al lenguaje barroquizante o la virguería verbal. De hecho, Temprado muestra un gran dominio del lenguaje, manejando a la perfección la repetición, los juegos de palabras e incluso la fonética de sus versos.

Aunque, como ya mencione anteriormente, la experiencia es el pilar maestro del poemario, no es el único tema que aparece en estas páginas. El de Albacete también incluye poemas cuyo tema es el erotismo, el amor o la literatura. El poemario se divide en tres partes: Aristas, Vértices y Cuerpos poliédricos. La primera parte contiene una alta dosis de homenaje a otros autores a los que Temprado admira, como Cortazar, Pound o Kerouac. La segunda se centra principalmente en poemas sobre la experiencia y la tercera esta fundamentalmente dedicada al tema amoroso y erótico. Durante todo el poemario, además, subyace el tema del viaje. El autor muestra su faceta de viajero infatigable en poemas donde narra sus andanzas por una gran cantidad de países, desde Portugal hasta la Republica Checa. También se manifiesta esta ansia viajera a través de la búsqueda del viaje, ya sea buscando noticias de lugares remotos en internet u observando impaciente como los barcos abandonan el puerto. Llama la atención como a pesar de escribir poemas sobre viajes, no hablan expresamente de los sitios visitados, sino de la propia experiencia de visitarlos. La clave de estos poemas es el viaje, no el lugar hacia el que viaja.

Los vértices del tiempo es un poemario agradable de leer, puesto que los versos dibujan imágenes bellas, no obstante, no es sencillo entender lo que dicen estos poemas. La metáfora, aunque hermosa, dificulta el entendimiento de algunos versos. Personalmente, no considero que esto sea un gran problema. Temprado sabe construir metáforas y en ningún momento sus versos dan la impresión de ser confusos o banales. Esencialmente, es un libro sobre viajar, ya sea en el espacio o en el tiempo, pero siempre hacia adelante.

Este libro puede comprarse a traves de Casadellibro.

Puedes seguir las entradas de Vallenegro a través de Facebook o Twitter.

Deja un comentario