“Celebrar el aullido” – Paloma Corrales

A todos nos han faltado alguna vez las palabras, o más bien las palabras no nos han parecido suficientes para expresar lo que queríamos decir, como si el lenguaje nos atrapara en un espacio limitado por las normas ortográficas y de expresión. En cierta manera, debido a que el lenguaje es finito, también es finita su capacidad expresiva. Es por esto que algunos autores, como la madrileña Paloma Corrales buscan ir más allá de los límites del lenguaje en favor de la expresión absoluta. Lo que para algunos son normas básicas para comunicarnos, para otros son ataduras que impiden expresarse. Quizás sean tan solo una serie de barreras diseñadas para ser superadas, ya sea por necesidad o simplemente por rebeldía.

Celebrar el aullido aprovecha el terreno de la poesía para quitarse el corsé de la gramática en busca de la expresión pura. En cierta medida, Paloma Corrales se desprende de la expresión poética tradicional para alcanzar esta pureza. Además de ir más allá de la gramática, también va más allá de la métrica. Estos versos se nos presentan sin refinar, puros y palpitantes. Todos los poemas tienen su título entre comillas, como si fuese provisional o más bien como si no tuviese sentido ponerles nombre, ya que cada poema está completo en sí mismo, bautizarlos resultaría innecesario e iría en contra de esta filosofía creadora que prima ante todo la levedad y la sencillez. Llama la atención la carencia de signos de puntuación. No hay ninguna guía para el lector de estos versos, aunque la manera de moverse a través de los poemas resulta bastante intuitiva y la falta de puntos o comas aporta al poemario una enorme fluidez.

Paloma Corrales divide su poemario en tres partes de extensión irregular, en las que se tratan dos temas principales. El primero es la teoría de este tipo de poesía, la disolución del verso en el propio poema, el abandono del ornamento, la ligereza. La autora construye su propia poética poniéndola en práctica. El otro, o más bien otros temas que aparecen en estas páginas son sentimientos, principalmente centrados en el amor, pero sin caer en el intimismo. A pesar de que en Celebrar el aullido prima la idea sobre la forma, no es un poemario excesivamente críptico. La autora nos muestra una serie de situaciones protagonizadas por el sentimiento amoroso o el erotismo, desprovistas de contexto. No importan los detalles, solo lo sentido, por ello no hay cabida para otra cosa en estos poemas. En cierta manera, esto aleja a la autora de la poesía de la experiencia, puesto que no hay experiencia en ellos, tan solo el resultado de ella. Tampoco ahonda en el recuerdo o la nostalgia de lo vivido, cada poema muestra lo sentido inmortalizado en el presente del momento en el que ocurrió.

En general, Celebrar el aullido es un poemario ligero y fresco. En sus páginas encontramos sentimientos puros, así como la manera que Paloma Corrales construye estas composiciones. Una especie de poesía de la claridad que se nos muestra desnuda, sin ningún tipo de adornos que puedan alejarnos de su significado.

Puede adquirirse a través de Casadelibro.

Puedes seguir las entradas de Vallenegro a través de Facebook o Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s