“Tierra de nadie” – Miguel Mejía

Miguel Mejía pertenece a la tristemente gran cantidad de españoles con estudios universitarios que, ya sea por gusto o por no tener más remedio (generalmente suele ser la segunda), han tenido que abandonar el país para buscar trabajo en otra parte. La sensación de empezar casi de cero lejos del lugar donde uno se cría posiblemente genere una cierta sensación de nostalgia, un buen motor para escribir poesía.

Tierra de Nadie contiene una gran variedad de estilos en sus páginas. Por un lado, aparecen poemas que representan de forma concadenada series de imágenes. Por otro, composiciones en cuyos versos se cuentan experiencias vividas por el autor, ya sea a través de la descripción de los hechos a través de una narración omnisciente o a través de un narrador-protagonistas que narra los hechos a un “tú” poético, como si dos personas hablasen y recordasen sus propias anécdotas. También encontramos en estas páginas, aunque de forma muy marginal, algún soneto. Pese a mostrar una amplia variedad a la hora de crear, todos los poemas de este libro se podrían encajar dentro de la corriente de poesía de la experiencia surgida durante los 80. Existe en este poemario una unidad dentro de la diversidad.

Parece que el objetivo de este poemario es “fijar” en el papel un cierto número de memorias que el autor no quiere olvidar. El primer poema de Tierra de nadie hace referencia a la famosa frase que Jorge Luis Borges dijo en la entrevista que dio a Soler Serrano para Televisión Española a principios de los ochenta: “pues yo soñé esta mañana que me moría” (incluso aparece una nota al pie con un enlace a YouTube donde se puede ver el fragmento concreto. Probablemente sea el primer libro de poesía en la historia de este país en el que aparece una dirección que remite a un video colgado en internet). Con esto, Miguel Mejía parece indicarnos la intención de su poesía. En algún momento todos moriremos y no quedará más que nuestra memoria. A través de estos poemas, Mejía da forma y sentido a esta memoria, como preparándola para cuando sea lo único que queda. Asimismo, la distancia que separa al autor de su tierra natal quizás propiciase el recuerdo y la nostalgia, así como el deseo de que las memorias de su actual estancia en Polonia y Alemania no acabe perdiéndose por las callejuelas de la memoria.

En cierta medida, Tierra de nadie se asemeja a un álbum de fotos o recuerdos en general. La clave de su existencia es el recuerdo, mantener intactos una serie de acontecimientos que Miguel Mejía no quere que sean olvidados. Sin embargo, estos recuerdos no aparecen enmascarados a través de recursos poéticos como la metáfora o el símbolo.

Este libro puede adquirirse a través de Casadellibro.

Puedes seguir las entradas de Vallenegro a través de Facebook o Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s