“Caravana y desierto” – Omar Jayyam

El otro día me acerque hasta la que probablemente sea la más antigua e importante librería de Oviedo, Cervantes, buscando la antología que Javier Almuzara publicó hace un par de años en la editorial Renacimiento, titulada Quede Claro. “No nos quedan ejemplares”, dijo una de las libreras. “Vaya por Dios”, respondí yo. Soy una de esas personas que cuando se les mete en la cabeza conseguir un libro, no concibe llegar a casa sin nada, así que les pregunte si tenían algún otro libro del mismo autor en stock. “Solo tenemos esto”, dijo ella mientras se acercaba a la sección de poesía y me entrego otro libro, también de Renacimiento. El libro era Caravana y desierto, de Omar Jayyam.

Nacido en la antigua ciudad de Nishapur, en el norte de Persia, en la década de 1030 o 1040, según la fuente, Omar Jayyam fue un erudito del mundo islámico que cultivo principalmente las matemáticas y la astronomía, llegando a ser relativamente importante en este campo (no en vano, astrónomos modernos le pusieron su nombre a un cráter lunar y a un asteroide). Al no estar sujeto a la especialización a la que sometemos hoy en día a nuestros estudios, también escribió una serie de poemas titulados Rubaiyatas, que en persa significa “cuartetas”, aunque esto no fue más que un hobby para el persa, quien no se preocupó mucho de clasificar su obra por lo que su autoría en algunos de sus versos está discutida. En el siglo XX, se “reencarno” en el poeta ovetense Javier Almuzara

En el prólogo de Caravana y desierto es donde esta historia cobra un cierto sentido. Lo escribe el propio Almuzara, quien además de escribir una breve biografía del poeta persa y admitir su profunda admiración por él, confiesa que la mayoría de los poemas que aparecen en este libro son de su autoría, aunque esto no es de todo preciso. El ovetense, a la hora de gestar este poemario, se sorprendió a si mismo reescribiendo los poemas en base al recuerdo de su lectura, en lugar de traducirlos, algo que solo es posible hacer de forma honesta cuando se mantiene una relación muy íntima con el autor. Almuzara se convirtió en Jayyam para escribir estos versos, por lo que no cabe discusión sobre la autoría de los mismos. Como el ovetense cita en el prólogo “Un auténtico Almuzara no es un falso Jayyam”.  Por lo tanto, al final si que conseguí llevarme a casa un libro de Javier Almuzara, aunque no fue precisamente el que tenía pensado.

Así, Caravana y desierto se compone de poemas de cuatro versos de arte mayor, que generalmente tienen catorce o quince silabas, con esquemas rítmicos marcados y rima consonante en la que todos los versos se sienten cómodos, muestra del dominio que el autor ejerce sobre el lenguaje, que en ningún momento parece forzado o poco natural. No aparece ningún atisbo de preciosismo, puesto que el contenido de los poemas parece suficiente para deleitar al lector.

El poemario se divide en seis partes que incluyen entre quince y veinte poemas cada una. No parece que esta categorización responda a la temática de las composiciones, puesto que los mismos temas se repiten a lo largo de Caravana y desierto. El principal objeto de este libro es la fugacidad de la vida, la llamada al goce de los pequeños placeres de nuestro mundo y la insignificancia del conocimiento humano ante un mundo que parece ser demasiado grande para nuestro ínfimo entendimiento, la confusión de quien intenta conocerlo todo y acaba por no saber casi nada. Unos temas prácticamente universales que siguen siendo actuales, a pesar de tener casi mil años de antigüedad.

Más allá de los versos de Caravana y desierto, este poemario es una muestra de la apertura a la culturas del mundo de la que podemos disfrutar hoy en día. Al igual que en el pasado una cantidad casi innumerable de poetas reescribieron mitos grecolatinos, Javier Almuzara reescribe versos de la antigua Persia y los hace suyos, acercando al lector un pedazo de la exótica Irán (aunque sin una gota de exotismo), y recordándonos que hay una inmensa cantidad de autores de todo el mundo que están ahí, esperando a que los descubramos.

Este libro puede comprarse a través de Casadellibro

Puedes seguir las entradas de Vallenegro a través de Facebook o Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s