“Stricto sensu” – Marcos Tramón

La poesía en cierta manera es una forma de conocer el mundo interno de un autor, sus inquietudes, sus deseos y terrores. Es necesario ir descifrando cada verso, en algunos casos cada palabra, para ver el significado real de poema, como quien va quitando capas de una cebolla para llegar al centro. La presentación de Stricto sensu de Marcos Tramón es una especie de metáfora de este proceso: el libro viene dentro de un envoltorio de cartón, como si fuese una tableta de chocolate caro. Una innovadora manera de presentar la poesía por parte de la editorial Arrebato, quienes siguen la estética actual de las portadas para la poesía, llenando las estanterías de las librerías de color.

No obstante, aunque reconozco que una buena presentación hace más atrayente a un libro, lo importante está en su interior. Una vez quitado el envoltorio y desvelado el contenido, los poemas de Stricto sensu están formados en su totalidad por versos libres, que no buscan crear ningún tipo de forma. Los versos están compuestos por frases que apenas parecen tener relación entre sí, generando una sensación de poca fluidez en el poema. Son como ladrillos que se van situando los unos junto a los otros y que acaban formando una estructura sólida, aunque no parezcan depender entre sí. Utilizan un lenguaje muy natural para describir situaciones o momentos específicos, así como ciertas reflexiones existenciales.

En la temática, podría decirse que este poemario muestra una gran continuidad tanto de la poesía de la experiencia y como del existencialismo. En los versos de Stricto sensu ver un pasado que según el autor, fue mejor y en cierta manera marca el presente a través de la añoranza. Muchos de estos poemas están teñidos de gris, de la soledad de la propia existencia, que parece no inmutarse ante el amor (que solo convierte a la soledad en una especide de “soledad para dos”), pero no son versos pesimistas. Marcos Tramón muestra que es posible apreciar este aislamiento del alma, puesto que aunque no sintamos aquello que consideramos felicidad, seguimos sintiendo y además, siempre cabe sitio para la esperanza. Al fin y al cabo, incluso en la extrañeza que genera un mundo cambiante que parece no tener sentido se puede encontrar comodidad o alegría, aunque venga en forma de chispazos fugaces a través de pequeños actos cotidianos.

Stricto sensu muestra un viaje a través de la vida lleno de accidentes e infortunios, que están ahí aunque no se los mencione a todos. Un viaje cuyo trayecto y destino no era el esperado (como el de todos, o más bien, casi todos) Un viaje que quiere recordarnos que viajamos no para llegar a ninguna parte, sino por el mero hecho de movernos, de seguir avanzando pase lo que pase.

Stricto sensu puede comprarse a través de la página de la librería Cervantes.

Puedes seguir las entradas de Vallenegro a través de Facebook o Twitter.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s