Presentación de “La vida y algo más”

A veces, la magnitud de la literatura actual asturiana queda grande para uno. Ayer, en Gijón, por un lado Andrés Treceño y Diego Solís recitaban poesía mano a mano en la cervecería Trisquel y Ana Lamela (quizá más conocida como Musa Cafeína), presentaba en el bar El Bello verano un evento de poesía y música con José Carlos Diaz, mientras que en Oviedo, llegado de la lejana Sevilla, Gonzalo Grajera presentaba su último libro, La vida y algo más en el café librería Santa Teresa acompañado de José Luis García Martín. La literatura asturiana de hoy en día incluso parece ser mayor que la propia región, puesto que a la vez que ocurría todo esto, Saul Borel y Xaime Martinez  presentaban el último poemario del fundador del movimiento patarrealista, Rinoceronte García en la Sala Inusual Project de Barcelona.

Personalmente, soy como los ejércitos, me muevo por mi estómago, por lo que decidí ir a la librería Santa Teresa, donde además de un buen catálogo de libros y un excelente calendario de eventos tiene un té chai buenísimo. La presentación comenzó a eso de las siete y media ante un público considerable (especialmente si tenemos en cuenta que el libro presentado salió a la venta hace más de un año, como señaló el propio Grajera) El acto comenzó con José Luis García Martín señalando la erudición del sevillano, quien muestra su admiración en La vida y algo más por autores poco conocidos como Javier Salvago, autor andaluz de la poesía de la experiencia o Fernando Iwasaki, autor peruano cuya producción artística polifacética inspira a Grajera, razón por la que le dedica el primer poema de este libro. García Martín también señalo la influencia que recibe el autor de la poesía de la experiencia que floreció en España durante los 80 y 90 (aunque reconoció que esta categoría quizás resulta un poco artificial, algo en lo que Grajera estaba de acuerdo. Despues la presentación, conversando sobre el tema me dijo que, al fin y al cabo, toda la poesía en mayor o menor medida se basa en la experiencia), así como la canción popular andaluza.

Tras la correspondiente deconstrucción del libro por García Martín, Gonzalo Grajera habló un poco de su obra y leyó algunos de los poemas que en ella aparecen, entre ellos, Librería, Discoteca y una serie de greguerías que aparecen la segunda parte de La vida y algo más a las que el autor se refiere como “grajerías”. Tras esto, respondió a preguntas del público e incluso mantuvo una pequeña conversación con el poeta ovetense Miguel Floriano, que logró hacerse con el control del evento durante algunos minutos. Tras esto, Grajera firmó varios ejemplares entre el público antes de que la librería cerrase sus puertas.

Puedes seguir las entradas de Vallenegro a través de Facebook o Twitter.

Deja un comentario