Caudal de azar. Haikus – María Rosa Serdio

Siempre que acaba entre mis manos un libro de haikus, me hago la misma pregunta: ¿Cuántos se habrán quedado fuera? ¿Cómo de grande sería la purga de toda la masa de pequeñas composiciones que acabaría por formar este poemario? Siempre he sido aficionado al haiku, su brevedad y sencillez que no evitan la trascendencia y la reflexión. La observación de la realidad y reflexión ante ella. El entorno como parte del yo y viceversa. No obstante, hay una especie de vicio inherente en la escritura de haikus, y es que es muy fácil escribir haikus. Todos los autores que cultivan el haiku a los que tengo el gusto de llamar amigos coinciden conmigo y por ello, son muy cautos a la hora de publicar  o incluso compartir esta forma del país nipón. La aparente facilidad de su composición viene unida a una terrible dificultad a la hora de editar el trabajo de uno mismo. No iba a estar todo el monte hecho de orégano.

Por ello, siento un cierto respeto por este libro incluso antes de abrirlo. Caudal de Azar. Haikus de María Rosa Serdio (Langreo, 1953), publicado en Bajamar editores tiene tras de si un proceso de autocrítica enorme en el que posiblemente se dejaron atrás otros muchos buenos haikus, considerados no suficiente buenos por la autora (cabe recordar que el autor o autora de cualquier obra es, o al menos debiera ser, el crítico más feroz de la obra).

Caudal de azar. Haikus es un libro (valga la redundancia) de haikus en el que la autora no se limita a adoptar la métrica tradicional de esta forma (cinco-siete-cinco) como si un mero andamiaje poético se tratase, sino que intenta sumergirse en la filosofía que contiene la poesía japonesa: captar las lecciones que ofrece la naturaleza y las estaciones, atrapar instantes en el menor número de sílabas posibles, dar prioridad a la imagen por encima de la gramática, que los versos sean casi independientes entre sí, aunque esto no impide que aparezca algún poema más largo compuesto por una serie de haikus con un tema similar.

Capta muy bien María Rosa Serdio la naturaleza triste de los haikus, que deriva de la filosofía wabi sabi y que tiene como principal axioma la fugacidad de todas las cosas. De la sobriedad y el control que rebosan estos poemas se puede extraer una gota de tristeza, de melancolía por tener que atrapar en el papel lo que de otra forma sería fugaz y nadie lo recordaría. Al atrapar la magia de instantes como una despedida o de imágenes, como una golondrina o la lluvia de abril, se nos recuerda que la belleza de estos pequeños momentos está destinada a desaparecer, a morir, por mucho que nos esforcemos en inmortalizarlos en verso.

No obstante, no es necesario saber todo esto para disfrutar de Caudal de azar. También es posible deleitarse con estas imágenes transformadas en poemas ligeros y sencillos. Llama la atención también el aire de lujo que desprende esta edición, que a veces tan solo incluye un haiku por página y otras, incluye dibujos que adornan a los versos con los que conviven.

Caudal de Azar. Haikus puede comprarse a trvés de la web de la Librería Cervantes

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s