Featured

Mis libros favoritos de 2017

No toda la poesía sobre la que escribo reseñas me gusta (es un buen ejercicio de pensamiento crítico escribir una crítica lo más objetiva posible de una obra que no apela a tus gustos) No obstante, algunos títulos que leo me encantan. Y mucho. Así que he decido hacer un post donde hablo de los libros de poesía que más me han gustado en 2017. Por una vez, voy a escribir sobre lo que me gusta.

Además, dentro de poco es navidad, así que quizás halla quien quiera regalar un libro de poemas a alguien y esta lista le ayuda a salir de dudas, o quizás es que las listas como esta son puro clickbait, se escriben en un periquete y yo soy más vago que la chaqueta de un guardia.

Ni es una lista que pretenda ser objetiva, ni el orden tiene mucha importancia: anoté los nombres según se me iban ocurriendo. Y por supuesto, faltan muchos títulos aquí: a botepronto se me ocurre El llibru postumu de Sherezade, de Raquel F. Menéndez, Meh de Diego Álvarez Miguel, A la de tres de Javier Almuzara o Media Vida de Pablo Texón. El tiempo para leer es limitado y no puedo devorar tantos libros como quisiera. Tampoco son necesariamente libros que hayan sido publicados en 2017

Tienes que irte – José Luis Piquero (Isla de Siltolá)

sdr

La nueva obra de José Luis Piquero es un poemario tiene una serie de poemas que tratan el tema de la muerte con humor negro. A mí, que me gusta la mezcla de sabores opuestos, me encantó esta mezcla de tragedia y humor. No fueron pocas las veces que me reí mientras leía uno u otro poema y acabé sintiéndome un poco culpable por haberme reído.

Nostalgia de la acción – Ana Gorría y Marta Azparren (Saltadera)

dav

Con Nostalgia de la acción, Ana Gorría y Marta Azparren demuestran que la innovación como punto de partida de la creación artística no es un rasgo exclusivo del primer cuarto del siglo XX. Poeta e ilustradora unen fuerzas en este libro para romper las barreras que definen poesía y arte plástico. El resultado es una obra apropiada para leer o simplemente para ver, un libro que da gusto tener y volver a ojear de vez en cuando. Por otra parte, la gira de presentación de este poemario ofreció al público una serie de performances donde mezclaban poesía y pintura que con toda seguridad convirtieron a estos eventos en las presentaciones de poesía más destacadas en lo que llevamos de siglo.

La suma que nos resta – Gonzalo Grajera (Pre-Textos)

mde

El premio nacional de poesía de este año, cuyo autor es el sevillano Gonzalo Grajera, desprende grandes dosis de humor, ironía y una mezcla entre bohemia y dandismo. Más allá de la sencillez y frescura de estos poemas, en ellos viene la lección de no tomarse demasiado en serio los cambios que percibimos a nuestro alrededor y en nuestra vida, en general, y que no nos gustan. Algo así como la canción de los Monty Python, Always look on the bright side of life, pero en verso. En estos tiempos que nos ha tocado vivir, caracterizados por la incertidumbre social y política, no viene mal recordar que a veces lo mejore es tomarse la vida un poco menos en serio. La suma que nos resta nos recuerda esta pequeña lección vital. Y lo hace muy bien.

Los hijos de los hijos de la ira – Ben Clark (Editorial Delirio)

dav

Vamos a dejar las cosas claras: Los hijos de los hijos de la ira es un libro que dentro de quince o veinte años saldrá editado en Catedra, con su tapa negra, su miniatura artística en la portada y su estudio de 50 páginas escrito por alguna autoridad académica. Es el primer clásico indiscutible de la poesía española del siglo XXI y si por la razón que sea no pudiste obtenerlo en su primera edición, Ediciones Delirio te ha dado una segunda oportunidad para poder presumir de haber leido Los hijos de los hijos de la ira antes de que se publicase en Cátedra.

Los líquidos íntimos – Olga Novo (Cálamo Ediciones)

dav

Lo que más me gusto de Los líquidos íntimos es que te recuerda que en España existe literatura más allá de la lengua castellana. Toda una batería de autoras y autores que escriben obras excelentes en lenguas que Cervantes probablemente desconocía. Dejando esto a un lado, la poesía de Olga Novo es salvaje, desgarradora, emotiva y libre, o más bien liberadora. Una voz que brilla con luz propia dentro del panorama poético actual.

Un país mental – V.V.A.A. (Kriller71)

mde

Confieso que siento una gran debilidad por la poesía asiática, ya sea de Japón, China o la India. No obstante, es difícil introducirse en estas tradiciones sin caer en el viejo tópico del exotismo. Está muy bien leer a Du Fu, Wang Wei o a Kobayashi Isaa, pero también es bueno recordar que en China también se escribe poesía en la actualidad, también tienen poetas vivos que siguen desarrollando su tradición poética local.

El llibru nuevu – Xuan Bello

mde

La nueva obra de Bello nos trae una poesía intensa, que por momentos apela a la emoción y por otros, a la reflexión. Poesía en la que el autor intenta definir ciertas sensaciones que todos sentimos en ciertos momentos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s