Featured

“Teorema de los lugares raros” – Ángel Minaya

Opino que la poesía es siempre algo personal. Todos los libros de poemas tienen en sí una parte del autor o autora. Y de todos ellos puede aprenderse rasgos de la persona que los ha escrito. Esto se puede aplicar también a aquellas obras en las que el autor intenta dejar el “yo” totalmente fuera, puesto que esta decisión, en sí misma, refleja también un aspecto de la persona detrás de la voz autoral.

Teorema de los lugares raros es el primer poemario de Ángel Minaya. Publicado en la editorial El sastre de Apollinaire teniendo el autor cincuenta y cuatro años en el momento en el que escribo esta reseña. Debido que me interesa la poesía viva, la actual, estoy acostumbrado a leer “primeros poemarios”. Y este, concretamente, no parece la primera obra del autor.

Recuerdo haber oído a un crítico de poesía mucho mejor que yo decir que a veces no le gusta leer obras de autores noveles, puesto que todos ellos cometen los mismos errores y tropiezan en las mismas piedras. Y creo que al menos la mitad de estas palabras son ciertas: los “primeros poemarios” generalmente comparten una serie de características que per se no tienen por qué mejorar o empeorar o empeorar la obra. Simplemente son rasgos que suelen estar ahí. Y es aquí donde destaca Teorema de los lugares raros, no tiene una gran cantidad de estos rasgos. No parece el primer poemario de Ángel Minaya, Y creo que realmente, no lo es.

Los poemas que forman Teorema de los lugares raros parten de una serie de principios bastante comunes en la poesía actual: poesía que explora sentimientos en su contexto, la vida cotidiana. Minaya utiliza el verso como medio para definir y entender lo que sintió en momentos determinados de su existencia. Estos, sin embargo, aparecen codificados de forma que el lector pueda entender lo sentido sin conocer a las personas que lo sienten.

En cuanto el lenguaje, la poesía de Ángel Minaya tiende hacia la experimentación: a medida que avanzamos en los poemas, vamos viendo como el lenguaje de los poemas va despojándose de sus normas en favor de reforzar el propio contenido de cada poema.

Tras haber leído Teorema de los lugares raros, pienso que este no es el primer poemario de Ángel Minaya y que El sastre de Apollinaire hizo bien al denominarlo “primer poemario publicado” en la biografía del autor. Este poemario da la impresión de ser el último episodio de una serie, excepto que no podemos ver el resto. E incluso puede que no existan.

Quién sabe, quizás Ángel Minaya tenga una serie de poemarios durmiendo el sueño de los justos en un cajón.  Libros que reflejarían una evolución autoral de la que Teorema de los lugares raros es producto. Triste destino el de esos libros de poemas olvidados: ahora no podrían publicarse sin convertirse en precuelas de este.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s